Escritores y compromiso

8 Feb
Mario Vargas Llosa

Hay muchos, muchísimos escritores, latinoamericanos incluso, comprometidos con su oficio, fieles a la literatura, y la sirven sin maniquismos, con rasgos de sinceridad e inocencia.

Pero los hay comprometidos si, pero con intereses de grupos, de castas, de sectas, de partidos políticos y en su ejercicio, son sembradores de odio y no de amor, de resabios y no de paz,de racismo y discriminación, y no de tolerancia; por suerte son de lo pocos, pero los hay y son dañinos, porque tienen un alcance y un dominio editorial, que como la mala semilla, con unas cuantas se hace un bosque. La maleza, suele ahogar la buena planta, el fruto, el alimento.

Hay escritores admirados, respetados, queridos, que encantan  multitudes, que nos hacen leerlos y vivir sus historias, y hay otros que son odiados, repudiados, pero promovidos por las élites que sintonizan con sus producciones perversas, y quieren obligarnos por el telemercadeo, los medios de comunicación, los curriculos académicos y escolares, a consumirlos.

Muchos, como es natural, se resisten a tales imposiciones. Pero se persiste, se insiste en que tomemos en cuenta a los perversos.

Hay quienes escriben para aportar, orientar, educar, informar, denunciar, construir relaciones culturales, cultivar la belleza y hasta para consolarlos.
Pero otros utilizan su tiempo, recursos y talento para la diatriba, para fomentar sus mas bajos instintos, y para utilizando la disonancia, la irreverencia, la excentricidad, provocar el ruido que hace una taza cuando de repente cae y se rompe en la cocina.

Latinoamérica es famosa por parir cultores de la literatura de fama regional y mundial.Ahi tenemos a Gabriel García Marquez, Isabel Allende, Paholo Cohelo,Mario Benedetti,Juan Bosch, Pedro Mir,Jorge Luis Borges, Rubén Darío, Julio Cortázar, Juan Rulfo,Adolfo Bioy Casares, Ernesto Sábato, Ricardo Eliécer Reyes Basoalto (Pablo Neruda) ,Juan Gelman,Tomás Eloy Martínez,Jorge Amado,Gabriela Mistral,Guillermo Cabrera Infante, Miguel Ángel Asturias, Octavio Paz, Juan Carlos Onetti, Arturo Uslar Pietri, José Ingenieros, Jorge Mario Pedro Vargas Llosa (Mario Vargas Llosa) y una lista interminable de literatos que nos enorgullecen.

Pero como siempre ocurre, hay “un pelo en la sopa”. En la República Dominicana, el Estado dominicano creó con un jurado a cargo, el Premio Internacional “Pedro Henriquez Ureña, con su visión y sus bases.

Pedro Henriquez Ureña, fue uno de nuestros más notables representantes de la lengua española en la región, y uno de los diseñadores del sistema educativo nacional, así como profesor universitario que terminó sus días en Argentina.

La creación del premio, dedicado al ilustre escritor dominicano Pedro Henríquez Ureña en el 2013, ha sido otorgado al escritor y humanista puertorriqueño Luis Rafael Sánchez (2013), al poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, al periodista y escritor Eduardo Galeano (2014) y a la teórica y crítica literaria Beatriz Sarlo (2015).
El jurado compuesto por Sonia Henríquez Toledano Vda. de Hlito, presidenta de honor; el doctor Luis O. Brea Franco, comisario, y los miembros, doctores Liliana Weinberg, Néstor E. Rodríguez, Miguel D. Mena y Ramón A. Victoriano Martínez, quienes son expertos que imparten docencias en universidades de Estados Unidos, Canadá, México, Europa y República Dominicana, seleccionó al escritor Mario Vargas Llosa para este año otorgarle el premio.

Eso ha traído en el país una protesta casi generalizada, de tal manera, que es posible que el Gobierno, el jurado y algunos otros que respaldan la decisión como el Ministro de  Cultura, José Antonio Rodríguez, el historiador Hugo Tolentino Dipp, se han quedado solos, aislados, frente a la magnitud de los protestantes.
Incluso, el portavoz de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, dijo que la premiación había sido una “imprudencia política”, la selección del jurado, por lo desconsiderado que ha sido el escritor peruano con la República Dominicana.

Francisco Luciano,vicepresidente del Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD) y catedrático universitario, señaló que Vargas Llosa califica dicha sentencia como una aberración y la compara con las leyes implementadas por el régimen de Adolfo Hitler, en Alemania que provocaron la guerra del 1939-1945 con millones de muertes y una gran destrucción a nivel mundial.
¿Porqué ha ocurrido esto?. Pues resulta que Vargas Llosa, ganador de los principales premios literarios del mundo, incluido el Premio Nobel de Literatura se creyó con derecho a emitir juicios críticos sobre la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, la que disponía que fuera revisado el estatus de los hijos de inmigrantes nacidos en República Dominicana.

El propio Vargas Llosa, n una carta enviada al comisario del galardón dominicano, Dr. Luis O. Brea Franco,  lo define al  galardón como un “generoso premio” el que le otorga la República Dominicana, pese a que en el pasado había hecho críticas duras contra la sentencia 168-13 emitida por el Tribunal Constitucional Dominicano, que impactaba el status migratorio de descendientes de haitianos en el país.

“Que, pese a ese antecedente, se me conceda este premio habla muy bien del espíritu democrático, tolerante y abierto que por fortuna parece prevalecer en el país. Será muy grato para mí volver a esa tierra querida con motivo de esta generosa distinción”, expresó.

Desde antes de esos señalamientos del escritor , ya tenía la olla hirviendo,  en la República Dominicana, por su libro “La Fiesta del Chivo”, donde detalla la “Era de Trujillo”, con algunos desaciertos históricos, lo que demuestra al parecer, que la obra no fue “madurada” lo suficiente ni depuradas sus fuentes, y propone en escenarios a gente tanto fallecida, pero con familiares vivos, como personajes que aun viven y que están vinculados, y han objetado ciertos datos y textos.

Como toda obra de ficción, está expuesta la producción que hasta fue llevada al cine, a cometer yerros de interpretación y estacionamiento histórico, si la “prisa” o la presión editorial, es la prioridad del contenido.

Sobre su apreciación, de la política migratoria dominicana derivada de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional,Vargas Llosa acusó a República Dominicana de crear “parias” y comparó las autoridades a los “nazis”.

Gonzalo Vargas Llosa

Pero para dejar a los “Vargas Llosa” enfrentados y repudiados en la República Dominicana, su hijo Gonzalo Vargas Llosa, entonces representante del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en el país,también la emprendió contra el país,a causa de su política frente a los inmigrantes extranjeros indocumentados.
En Santiago de los Caballeros,  más de 60 Organizaciones dominicanas le declararon persona “non grata”, resultado de la polémica por un fallo que niega la nacionalidad a los hijos de inmigrantes indocumentados.

Son pocos los escritores, que se puedan señalar, por intromisión en los asuntos internos de los países, y mucho menos de sus políticas de migración, de manera sistemática.
Todos los países tienen sus restricciones, y sus políticas particulares sobre la presencia de indocumentados, pero Mario Vargas Llosa, encontró que la República Dominicana, era la más fácil para exponer sus juicios de valor.

Además hacia ganar simpatías en los foros internacionales, y en los espacios donde el “lobby” haitiano había contaminado con sofismas y calumnias a la República Dominicana, acusándole de racista y xenofobia contra los haitianos, el tema que mercadeaba era cuestionar la sentencia 168-13 emitida por el Tribunal Constitucional Dominicano.
Habrá vendido Vargas Llosa más libros en esos escenarios tras su enfrentamiento de él y de hijo con la República Dominicana, no a causa de los derechos humanos, sino de los indocumentados haitianos?. ¿Habrá tenido que hacer más ediciones para atender un mercado simpático?.
Porque de tantos problemas migratorios que circulan en la región latinoamericana, incluyendo a los Estados Unidos, este señor se ensaña contra la República Dominicana, en exclusiva.
¿Qué otras razones tan poderosas pudo animarle a sostener este debate, sino fuera el mercadeo de su producción literaria y de su propio nombre?.
Porque en su hoja de vida, sorprende cuando salta abanderado de los “derechos humanos”, y su preocupación por los haitianos.
Hay países de la región donde verdaderamente el respeto a los derechos humanos no es una política, y no tenemos notificación de que él se haya pronunciado con la militancia que lo hizo contra la República Dominicana.
Con el Premio Internacional “Pedro Henríquez Ureña” que el escritor nacionalizado español deberá retirar, si se lo permiten, ahora tenemos a Vargas Llosa entre la literatura y la política, ya que los adversarios del Gobierno favorecen la entrega del galardón, por simple oportunismo de la politiquería criolla que nos tiene acostumbrados a estos matices.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: