Oxfam hace un diagnóstico de la situación socioeconómica latinoamericana;dice América Latina es la región más desigual del mundo.

15 Oct

En un informe habla de “Secuestro de la Democracia”

Cuestiona la desigualdad, los privilegios y el enfoque de la pobreza frente a la riqueza de las minorías latinoamericanas

Un informe preparado para Oxfam, revela situaciones de desigualdad y pobreza poco conocidas; pero al mismo tiempo cuestiona el ejercicio de la política y plantea que la “democracia está secuestrada” para beneficio de las castas y minorías enriquecidas.
El trabajo de investigación titulado: “Privilegios que niegan derechos”.DESIGUALDAD EXTREMA Y SECUESTRO DE LA DEMOCRACIA EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE.

NORA LUSTIG

NORA LUSTIG

El informe es de la autoría de NORA LUSTIG Profesora de Economía Latinoamericana y
Directora del Instituto Compromiso con la Equidad Tulane University Nueva Orleans, Estados Unidos.

El trabajo de investigación , ha sido escrito y dirigido por Rosa Cañete Alonso, economista y Coordinadora de la Campaña , IGUALES en América Latina y el Caribe de OXFAM. Con secciones y contribuciones de Déborah Itriago, Wilson Jimenez, Armando Mendoza, Gianandrea Nelli Feroci, Verónica Paz, Ernesto Pérez de Rada y Susana Ruiz.
Revisado por Simon Ticehurst, Susana Ruiz, Gianandrea Nelli Feroci, Déborah Itriago y Damaris Ruiz muchos colegas de Oxfam que agregaron comentarios y contribuciones.

APUNTES CLAVES

-En Oxfam hemos calculado que si entre 2011 y 2019 la desigualdad en la región
fuera reducida en cinco puntos, unos 17,4 millones de personas podrían salir de la pobreza. Y al contrario: un aumento de cinco puntos podría dar lugar a unos 18 millones
de nuevos pobres

-Aunque de manera insuficiente, en diez años la pobreza en ALC descendió de manera ostensible: si en 2002 el 44% de la población de la región era pobre, en 2012 lo era el 28%; una disminución de cerca de 61 millones de personas. En el mismo periodo, la desigualdad en el ingreso per cápita también se redujo, pero sigue siendo la más alta del mundo.
La desigualdad amenaza la reducción de la pobreza y no sólo es lesiva para las personas más pobres; también lo es para el conjunto de la sociedad.

-Del año 2002 al 2015, la fortuna de los milmillonarios de América Latina y el Caribe
se incrementó al ritmo de un 21% promedio anual, un crecimiento seis veces superior
al del PIB de la región completa -que fue de un 3.5% anual- y un 6% más alto que
el crecimiento de la riqueza del resto del mundo. Es decir: una gran parte del crecimiento económico está siendo capturado por los más ricos, lo que ahonda dramáticamente las brechas de desigualdad.

-Según el Reporte de Ultra Riqueza 2014, los multimillonarios latinocaribeños -personas con un patrimonio neto superior a 30 millones de dólares o más- suman ya 14,805 personas. Su riqueza es equivalente al dinero necesario para eliminar la pobreza monetaria extrema de Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Perú. En Bolivia la riqueza de las 245 personas multimillonarias es equivalente a 21 veces el gasto público en salud del país, mientras que en Nicaragua, la riqueza de los 245 multimillonarios equivale a 76 veces el gasto público
en educación.

-Existen más mujeres pobres que hombres pobres. Y sí, hay algunos avances,
por ejemplo, el porcentaje de mujeres sin ingresos propios en la región bajó de 42%
en 2002 a 32% en 2011. pero son logros frágiles e insuficientes y las brechas son
aún intolerables.

-La región no aprovechó su “década dorada” para invertir en cambios estructurales.
Durante la bonanza se lograron avances sociales pero aún permanecen retos
importantes, que se deberán afrontar -y serán aún mayores- en un momento de
crecimiento económico casi nulo, donde la desigualdad puede ser un freno para el
desarrollo y la garantía de derechos.

-Cuando hablamos del secuestro de la democracia nos referimos a un proceso en el
cual una élite política o económica coopta
las instituciones democráticas para inducir
la generación de políticas disfuncionales
que le permitan mantener su posición privilegiada en la sociedad. Este secuestro supone la perpetua acumulación de riqueza, ingresos y poder en manos de las élites y la
utilización del Estado para el beneficio de unos pocos. El secuestro de la democracia
es, en definitiva, la pérdida de la calidad de la democracia.Oxfam,_Friedrichstraße_25,_Düsseldorf

Puede ver todos los detalles aquí: <a href="file:///C:/Users/Invitado/Desktop/cr-privileges-deny-rights-inequality-lac-300915-es.pdf”>/Users/Invitado/Desktop/cr-privileges-deny-rights-inequality-lac-300915-es.pdf” target=”_blank”>file:///C:/Users/Invitado/Desktop/cr-privileges-deny-rights-inequality-lac-300915-es.pdf

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: